El conejo es considerado como un animal muy nervioso y estresado. Pequeño de tamaño y sin tener con qué defenderse, el conejo por genética no se fía de su entorno.

Dentro de la naturaleza es una presa fácil. En cambio, fuera de ella, cada día se ven más conejos como mascotas. No por ello deja de ser un animal nervioso, lo que le puede llegar a causar daños en su vida diaria y convertirse en un verdadero problema para la salud.

Causas del estrés

Algunos elementos pueden causar estrés a un conejo. Es importante tomar nota de todos ellos con el fin de eliminar situaciones incómodas para tu mascota. Es necesario anticiparse a estas causas para promover su bienestar.

Estar encerrado en una jaula

Para que tu conejo se sienta a gusto en su jaula, ésta debe ser lo suficientemente grande. De este modo, se puede estirar sin problemas. De lo contrario, la falta de comodidad podría desarrollar una forma de ansiedad en tu conejo que le haría infeliz.

Deja que tu conejo camine suelto por casa varias veces al día. Esto le estimulará y evitará cualquier situación estresante.

Cambios bruscos

El conejo es un animal que se acostumbra rápidamente a todo su entorno y rutina. Será difícil para él cambiar bruscamente de un entorno donde dejó su territorio marcado.

Al contrario de lo que podemos pensar, el conejo suele estar fuertemente ligado a su dueño.

Movimientos o caricias bruscas

El conejo no reaccionará de la misma manera que un gato. Unas caricias sin dulzura o con demasiada fuerza podrían hacer que el animal se vuelva agresivo y se estrese.

Es recomendable acercarse con cuidado y dejar que salga solo de su jaula. Tu conejo vendrá a ti por sí mismo cuando se sienta a gusto.

No es raro que el conejo se estrese cuando esté rodeado de niños. De hecho, los niños controlan menos sus gestos y acciones, por lo que es importante enseñarles a respetar la privacidad y voluntad del conejo con el fin de no estresarle.

Ruidos y olores extraños

Tal y como mencionamos anteriormente, el conejo es un animal que se acostumbra rápidamente a su entorno. Cualquier cambio puede causarle estrés. Ruidos repentinos o sonidos fuertes, como la música u obras exteriores, podrías asustar al animal.

De hecho, el conejo es capaz de captar ruidos moderadamente bajos a una distancia media. El exceso de ruido puede afectarle gravemente.

Su sentido del olfato está muy desarrollado. Identifican rápidamente a los que le rodean a través de éste. Olores inusuales, como el cambio de perfume, pueden desestabilizar al conejo y, probablemente, no sea capaz de identificar a su dueño.

Síntomas de estrés

Varios signos que reflejan el estrés que tu conejo pueden sufrir son perceptibles. Por ejemplo, buscará enroscarse sobre sí mismo, y a veces se quedará inmóvil con las patas debajo de su cuerpo y las orejas caídas.

Su respiración será más rápida de lo habitual.

Otros síntomas fáciles de detectar a simple vista son el aseo intensivo o la caída del pelaje de tanto rascarse.

El estrés también puede causar comportamientos extraños como romper el interior de su jaula, romper objetos, etc.

Por último, si has notado estos síntomas, te recomendamos que visites a tu veterinario para que te guíe hacia una solución. Es importante para la salud del animal remediar estas situaciones incómodas.

¿Alguna vez tu conejo ha sufrido estrés?

Añadir un comentario

Necesitas estar registrado en Yummypets para poder comentar este artículo.
Crea tu propia cuenta en Yummypets al instante.