Hoy queremos dedicar este artículo a una de las enfermedades que afectan a algunos perros que comienzan a entrar en la vejez: las cataratas.

¿Las cataratas en los perros ?

Las cataratas corresponden a una opacificación del cristalino (sale del lente hasta el interior del ojo) el cual va a volverse más y más blanco (en un estado más avanzado la pupila parece totalmente blanca) lo que resulta un envejecimiento natural del cristalino.

En general, la enfermedad comienza a manifestarse entre los 7 y 8 años. Podemos decir que, un perro es afectado cuando comienza a aparecer en su ojo un reflejo azulado.  Este es el primer signo de degeneración del cristalino.

Esta catarata llamada senil va poco a poco a disminuir la agudeza visual del animal. Los síntomas también pueden presentarse en los perros que  chocan con los muebles, sobre todo cuando están oscuro. Las consecuencias no son tan desastrosas, porque aunque la agudeza de la vista se pierde ,el perro se acostumbará a compensar su pérdida de visión a través de su olfato y oído.

Las causas de las cataratas en los perros mayores

Existen diversas causas relacionadas a las cataratas en los perros mayores.

 

Para comenzar, está una causa de origen hereditaria, o mejor dicho, una causa genética. En realidad, algunas razas están más propensas a estas enfermedades como el Beagle, el Caniche, el Cocker, el Labrador o incluso el Epagneul Breton

 

También existen causas congénitas, es decir, una anomalía durante la etapa de gestación.

 

Para explicarlo mejor, las cataratas pueden estar ligadas a la vejez, un perro se vuelve mayor a partir de los 7 años.

 

Una infección intraocular (uveítis) puede convertirse en una catarata.

 

Y para terminar, la diabetes en los perros puede originar también esta terrible enfermedad.

 

Prevenir y tratar las cataratas en los perros 

Los tratamientos que existen son a base de complementos alimentarios o medicamentos que puedan disminuir la progresión de la enfermedad desacelerando el proceso de envejecimiento del cristalino . Sin embargo, su eficacia no está comprobada.

 

La única medida efectiva para que tu perro recupere la visión es la cirugía. La cirugía quirúrgica consiste en extraer el cristalino y poner en su lugar un lente artificial con el objetivo de hacer que las imagenes se formen en la retina. 

 

Una nueva técnica llamada facoemulsificación consiste en retirar el cristalino gracias a un sistema de ultrasonidos y aspiración. Por los momentos, es la técnica más moderna en la actualidad. Con este método, la cornea es cortada alrededor 3,2 mm. Por ende, no deja prácticamente ninguna cicatriz ni dolor.

 

El perro pasará hospitalizado un día en la clínica, lo puedes buscar el mismo día, incluso. 

 

Luego de la operación, debes ponerle colirio en los ojos durante un mes. 

 

En los perros mayores, la cirugía es totalmente válida, tu veterinario determinará si tu perro podrá aceptar la anestesia o no. 

 

 

Añadir un comentario

Necesitas estar registrado en Yummypets para poder comentar este artículo.
Crea tu propia cuenta en Yummypets al instante.

Artículos recomendados

Este sitio utiliza cookies. Al continuar navegando por esta página, aceptas nuestro uso de cookies y nuestra política de confidencialidad. Más información

Ok