Separar a los gatitos de sus madres demasiado pronto puede provocarles graves problemas de comportamiento, llegando algunos a ser mortales.

Debes saber que los gatitos necesitan a su madre para adquirir las bases indispensables de la vida adulta. Si el destete se realiza muy pronto, puede tener consecuencias en el comportamiento y las emociones del gatito.

Un gatito comienza el destete con cuatro semanas, y lo acaba a la octava semana de vida. Se aconseja esperar todo este tiempo con el fin de evitar problemas, que podrían tener secuelas irremediables.

El desarrollo del gatito antes del destete

El gatito depende completamente de su madre los nueve primeros días, ya que durante este tiempo es ciego y sordo. Durante este primer momento, la fase de desarrollo del gatito en su especie se pone en marcha.

Entre los nueve días y las diez semanas empieza la fase de desarrollo de sus habilidades psicomotrices y psicológicas. Es un periodo muy importante para el gato, ya que va a aprender a socializarse y a comunicarse con los animales de su especie. Aprenderá el concepto de juego con sus hermanos y hermanas, y a calcular sus garras y mordeduras con su madre, sin olvidar el destete alimentario.

Desde las 10 semanas hasta las 12 semanas, el gato aprende a ser autónomo. En este momento las mamás se separan de sus gatitos progresivamente para que se hagan adultos.

Como ves, la madre juega un papel esencial en el crecimiento del gatito. Retirarlo demasiado pronto de su madre no le ayudará a conocer las bases indispensables del aprendizaje y de la vida. El papel de la madre es el de abrir a su gatito al mundo para que sea capaz de crecer con su especie y el resto de seres humanos.

Entre la semana 11 y 14, la mamá rechaza a los gatitos para que aprendan el curso de la vida. Empieza una fase de indiferencia en la que ignora a sus gatitos. La convivencia entre madre e hijo se vuelve complicada.

Transición en la alimentación

Desde el nacimiento, y hasta las cuatro semanas de vida, el gato se alimenta únicamente de la leche de la madre. La gata es el elemento motor para el gatito, que no es capaz de alimentarse de otra forma.

Durante su periodo de aprendizaje, la madre ayuda al gatito a crecer, pero sobre todo a ser independiente a la hora de alimentarse. La madre no puede satisfacer las necesidades energéticas de sus gatitos a partir de la cuarta semana. Durante el periodo de vicarianza, el gatito descubre una nueva alimentación a base de croquetas concebidas especialmente para él. Son ricas en proteínas, minerales y vitaminas, y le asegurarán un crecimiento equilibrado. Esta nueva alimentación debe ser apetecible para estimular las ganas de venir a por más.

Consecuencias de un destete precoz

Un destete precoz puede acarrear problemas de comportamiento que podrán continuar a lo largo de toda su vida. Un gatito que haya sido adoptado demasiado joven podría ser incapaz de hacer sus necesidades y asearse, ya que no lo ha aprendido de su madre. El gatito puede tener dificultades para adaptarse a su especie, ya que no ha sido acostumbrado a ser sociable dentro de una comunidad. También puede desarrollar una fuerte alteración y/o agresividad, que se traducen por mordidas y arañazos sin límites, signos de un destete precoz.

A el gatito le resultará difícil estar lejos de ti, y tú adoptarás el rol de madre para él. Dependerá de ti y no se desarrollará plenamente.

Si notas que tu gato tiene problemas importantes de comportamiento, puedes hablarlo con tu veterinario, que te recomendará un behaviorista felino.

Y tú, ¿ya has vivido esta situación?

Añadir un comentario

Necesitas estar registrado en Yummypets para poder comentar este artículo.
Crea tu propia cuenta en Yummypets al instante.