La presencia de un gato en casa permite a los niños adquirir responsabilidades, pero también desarrollar su sociabilidad. Un gato es una inversión seria y real en una familia, y requiere mucha atención, pero también, que tu bebé crezca con un gato traerá numerosos beneficios.

Ser responsable

Es muy importante educar a tu hijo desde el primer momento a cuidar de vuestra nueva mascota. Enseñando a tu hijo a cuidar del gato, alimentándole, prestándole atención, inconscientemente aprenderá a respetar y ver al minino como un ser vivo y no un objeto.

Además, puedes cederle a tu hijo la responsabilidad de dar de comer al animal, siempre bajo tu supervisión. Ésto reforzará el vínculo entre ellos y también hará que tu hijo se sienta más valorado y responsable.

Mejor salud

Numerosos estudios han demostrado que los niños criados en el mismo entorno que un gato son menos propensos a desarrollar alergias y problemas respiratorios, como el asma.

Sin embargo, es importante llevar al gato al veterinario cada cierto tiempo para asegurarte de que está sano y ninguno de los dos coge ninguna enfermedad.

Compañerismo

Los gatos son animales muy juguetones, particularmente cuando son jóvenes. Necesitan gastar toda su energía para poder relajarse. Tu hijo será un excelente compañero para vuestro gato y viceversa - se cansarán mutuamente.

En cambio, es muy importante que estés presente siempre que tu hijo y el gato estén juntos. Movimientos bruscos pueden asustar al felino, pudiendo reaccionar de mala manera. Cuando el gato se esté cansando, es mejor que los dos dejen los juegos para otro momento.

Calmará a tu hijo

También, la presencia de un gato en el hogar tiene la habilidad de calmar a las personas que viven en él.

Los profesionales coinciden en que el ronroneo de un gato puede tener el efecto de reducir el estrés, la ansiedad y el insomnio. Es cierto que la presencia de un gato puede calmar la tensión arterial de sus dueños cuando éstos le están acariciando.

Por último, no nos debemos de olvidar de las mujeres embarazadas, ya que un gato puede llegar a reducir su ansiedad y estrés.

Como puedes ver, que tu bebé crezca con un gato puede traer beneficios para todos, sobre todo a tu bebé, ya que desde el primer momento sabrá respetar a los animales.

¿Qué relación tiene tu hijo con vuestro gato? Cuéntanos

Añadir un comentario

Necesitas estar registrado en Yummypets para poder comentar este artículo.
Crea tu propia cuenta en Yummypets al instante.