La otitis externa es una inflamación de la parte externa de la oreja. Descubre sus síntomas y causas.

Anatomía de la oreja de los perros y de los gatos

La oreja está formada de tres partes, y una de ellas es la oreja externa, la cual abarca:

  • El pabellón auricular: constituido por la piel y el cartílago.
  • El conducto auditivo: que es un tubo largo que forma un ángulo recto.
  • El tímpano: que es invisible exteriormente, y se trata de una fina membrana que cierra el conducto auditivo.

Cuando el animal presenta una otitis externa, estas tres partes están inflamadas. Una otitis puede afectar a una sola oreja o a las dos.

Síntomas de la otitis externa en perros y gatos

Una otitis es un fenómeno doloroso, pero el dolor es algo subjetivo y una sensación personal. Cada animal reacciona de una manera diferente y la expresa de una forma más o menos importante. Si tu mascota se niega a que le toques las orejas, si llora cuando las manipulas o incluso intenta morderte puede ser un signo de dolor. Cuando el dolor es intenso, puede tener repercusiones en su estado general y causar por ejemplo, una falta de entusiasmo o pérdida de apetito.

La oreja afectada puede enrojecer y desprender un olor desagradable. Tu compañero también puede tener un porte de cabeza anormal. Puede tener la cabeza ladeada, lo más frecuente, hacia el lado de la oreja afectada.

A veces las otitis provocan picores. Es estos casos, los animales se pueden rascar con su pata trasera o rascarse la oreja con diferentes soportes, como alfombras o cojines.

Por último, el cerumen que suele recubrir el conducto auditivo puede cambiar. Puede ser más abundante de lo normal, e incluso brotar. Puede tener un color anormal, espeso y negruzco o incluso amarillo purulento. Podría desprender un olor nauseabundo.

Si constatas uno o varios de estos síntomas, es el momento de pedir cita en el veterinario.

Causas de la otitis externa en perros y gatos

Podemos clasificar la otitis en función de la causa que la provoca:

  • Otitis parasitaria: ocurre cuando los parásitos se desarrollan en el conducto auditivo. El parásito más extendido pertenece a la familia de los ácaros, que provoca sarna en las orejas, también conocida como otoacariasis. Ojo, no se debe confundir esta enfermedad con la sarna que afecta al cuerpo, la otoacariasis solo tiene lugar en la oreja. También hay champiñones microscópicos que al multiplicarse en el conducto auditivo causan otitis.
  • Otitis bacteriana: un desarrollo anormal de las bacterias puede ocasionar otitis purulentas.
  • Un cuerpo extraño que se encuentre en el conducto auditivo. Suele ser el caso de las espiguillas, que son una pequeña parte de las gramíneas que recubren el futuro grano. Estas espiguillas, que pican mucho, pueden entrar en el conducto auditivo y quedarse atrapadas.
  • Irritación local del conducto auditivo. Debido a corrientes de aire, por la presencia de agua (al aplicarle champú durante el baño) o por una limpieza inapropiada de las orejas. Por ello, nunca se deben utilizar bastoncillos, cuyo efecto tan solo hacen raspar las paredes sensibles del conducto y comprimir todas las impurezas contra el tímpano.
  • Otitis alérgica. Puede deberse a una alergia a un componente del alimento, o bien a una alergia medioambiental (ácaros del polvo o polen). Por lo general, las otitis van asociadas a otras manifestaciones en estos casos.
  • Por último, aunque es menos frecuente, el animal puede desarrollar un tumor o pólipo en el conducto auditivo.

Además de estas causas, hay ciertos animales con predisposición a la otitis. Algunos perros, por ejemplo, tienen pelos que crecen en el conducto auditivo, los cuales contribuyen a su mala ventilación.

Muchas son las causas que pueden originar una otitis externa, y el tratamiento difiere según la causa, por lo que es necesario consultar un veterinario para tener un diagnóstico preciso y un tratamiento adaptado. Además, no se deben administrar algunos productos si el tímpano está perforado. Por ello, el veterinario inspeccionará el conducto auditivo y el tímpano con la ayuda de un otoscopio.

Descubre nuestro artículo sobre los tratamientos de la otitis externa en perros y gatos aquí.

Queremos darle las gracias a la ESAV (Escuela Superior de Veterinaria) – Instituto Bonaparte, por habernos ayudado con este artículo.

Añadir un comentario

Necesitas estar registrado en Yummypets para poder comentar este artículo.
Crea tu propia cuenta en Yummypets al instante.