Si tu hijo se le acerca regularmente a perros desconocidos, algunas interrogantes deben pasar por tu mente. Del mismo modo, si eres dueño de un perro, y este entra en contacto con niños, ¿Qué consejo podrías darle a los pequeños para que interactúen de una buena forma con el animal?

De eso se tratará el tema en este artículo, de la seguridad tanto para el niño como para el perro. Entonces, ¿ Cómo un niño puede reaccionar frente a perros desconocidos ?

Una actitud a adoptar frente a un perro

Un niño deberá adoptar cierto comportamiento, dependiendo el tipo de perro que este frente a él. Si bien el tamaño del animal debe ser tomado en cuenta, también existen otros factores que pueden intervenir. De igual manera debemos pensar en la agresividad del animal, su comportamiento durante el encuentro y su estado de salud (y de hígiene). De este modo, si te cruzas con un perro que parece agresivo, evita que tenga cualquier tipo de contacto con el niño, por precaución. Lo mismo aplica si el perro parece miedoso, será mejor evitar un acercamiento. Un perro miedoso puede ser agresivo para protegerse.

Por el contrario, si el perro parece agitado, un poco alocado y juguetón, pero  su peso y fuerza  ponen en riesgo involuntariamente la seguridad del niño, es mejor no arriesgarse. Salvo si el dueño del animal te muestra que es educado y que no correrá ningún peligro.

Con respecto al estado de salud del perro, algunas enfermedades, llamadas zoonosis, se pueden transmitir al ser humano. Si el perro está sucio, y  un poco enfermo, no permitas que tu hijo entre en contacto con él, así esté acompañado de su dueño. Si el perro parece callejero, no dudes en contactar una asociación que se pueda hacer cargo del animal.

Si el perro parece afligido, puede volverse agresivo, por lo tanto evita el contacto con este.

Algunas reglas que tu hijo debe saber cuando esté con perros desconocidos

Para que los encuentros entre el niño y los perros sean agradables, he aquí ciertas reglas que debe aprender.

Para comenzar, enséñale a tu hijo a no correr trás el animal. Él debe estar calmado. También, debe aprender a ser dulce y delicado con el animal, a no gritar, y sobretodo a no insistir si el perro no quiere ser acariciado. ¡Nunca se debe insistir!. Se le debe explicar también que no se puede mirar a un perro directamente a los ojos. Siempre debes pedir permiso al dueño si se puede tocar al animal antes de que tu hijo lo acaricie. Evita que tu hijo tenga comida en las manos, para no tentar al perro

Si el perro parece tranquilo, afectivo, receptivo, no agresivo y el dueño te autoriza, puedes dejar que el niño entre en contacto con el animal. Sin embargo, mantente siempre vigilante y no lo pierdas de vista. Recordemos que un niño no debe estar solo en presencia de un animal sin importar si lo conoce o no.

¿Ya le explicaste a tu hijo cómo interactuar con los animales?

Añadir un comentario

Necesitas estar registrado en Yummypets para poder comentar este artículo.
Crea tu propia cuenta en Yummypets al instante.