Durante estos días tan calurosos, vamos caminando por la calle y seguramente nos encontremos o nos hayamos encontrado ya algún pajarito caído de un nido.

Como seres humanos que somos, el instinto nos invade y si vemos a un animal intentaremos salvarlo. Después de todo, estamos hablando de un bebé.

Pero, espera. ¿En la escuela no te dijeron que no debías tocar a un pajarito?

¿Y qué puedes hacer por él? ¿Acaso crees que la policía o una protectora de animales responderá a un aviso sobre un pájaro débil que no parece poder aguantar mucho más?

Resulta que puedes hacer muchas cosas para asegurarte que ese pequeño huérfano tenga una segunda oportunidad en la vida.

Peter Helmer, especialista en medicina veterinaria aviar en BluePearl Veterinary Partners, ha compartido varios consejos para estos casos.

Por un lado, considera la opción de no hacer nada. Suena contradictorio con el objetivo de este artículo, pero las madres, de vez en cuando, tienen que dejar a sus bebés solos mientras van en busca de comida para llenar esas pequeñas bocas.

"Los padres del animal harán todo lo que puedan para criar a su cría en comparación a cualquier refugio de animales o veterinario", señala Helmer. "A menos que el animal tenga alguna lesión, es mejor dejarlo solo y dejar que la naturaleza siga su curso."

Eso está bien si nos encontramos al pájaro solo en algún nido caído, árbol o incluso entre la hierba. Pero, ¿qué ocurre si nos lo encontramos en medio de la calle o en nuestro porche? Ahí es cuando debemos intervenir.

Si sabes dónde se encuentra su nido, envuelve al bebé con una toalla y colócalo de vuelta. Si no encuentras ninguno, intenta envolver al pequeño en alguna toalla y  trasladarlo a un árbol o sombra cercana. Las madres, obviamente, tienen un sexto sentido para saber dónde se encuentran sus retoños - siempre y cuando no los lleves demasiado lejos de donde lo encontraste.

pajarito

Y sí, la idea de que las madres abandonan a sus bebés si éstos han sido tocados por humanos es totalmente un mito. Resulta que las aves no tienen glándulas olfatorias.

La idea es llevarlo a un lugar seguro, alejado del sol abrasador y, por supuesto, a salvo de las zarpas de perros y gatos.

Ten en cuenta que los animales no suelen reconocer una mano amiga. De hecho, puede que lo vean como una amenaza e intenten picarte e arañarte.

Una vez hayas conseguido llevarlo a un lugar seguro, cúbrelo con algunas hojas, así puedes saber dónde está, si se ha movido, si ha parecido su mamá durante las siguientes 12 ó 24 horas. Si el montón de hojas se ha movido, es muy probable que mamá haya entrado en escena y esté ya a cargo.

Por supuesto, si te encuentras a un pajarito malherido, necesitará algo más que una sombra. Lo ideal sería llevarlo a un centro de vida silvestre. Pero si no tiene ninguno cerca, lo mejor es acudir al centro veterinario más cercano, envuelto en alguna toalla o en una cajita para evitar que salte, se caiga y se haga más daño.

pajarito

Es importante saber que los bebés lesionados no comerán ni beberán. La clave aquí es obtener atención médica lo antes posible.

Deja que el veterinario se haga cargo del bebé. Una vez se encuentre mejor, lo ideal sería que el propio veterinario contactara con algún centro para se hagan cargo de su rehabilitación y pueda ser libre de nuevo.

Una vez llegados a este punto, es hora de que te des una palmadita en la espalda por el buen acto que has hecho.

Lo hiciste muy bien.

¿Has salvado alguna vez a un pajarito? Cuéntanos cómo actuaste

Fuente: The Dodo

Añadir un comentario

Necesitas estar registrado en Yummypets para poder comentar este artículo.
Crea tu propia cuenta en Yummypets al instante.