Gracias a estos 5 consejos indispensables, tu perro comprenderá lo que esperas de él y aprenderá a escucharte.

Pon a tu perro en situación real

Si quieres enseñarle a tu perro una nueva orden o un nuevo comportamiento, debes crear las condiciones adecuadas. ¿Podrías aprender un nuevo idioma o a tocar un instrumento si tienes la tele de fondo puesta, antes de cenar o estando super estresado? Piensa en todo lo que puede interesar a tu perro para trabajar bien. A un perro no se le educa lanzándole un desafío. Se debe poner en práctica todo lo indispensable para que comprenda.

Hay otros obstáculos en los que no siempre se piensa, y que pueden hacer que tu intento de aprendizaje fracase: colocarse mal, dejar un montón de golosinas de recompensa a la vista y que tu perro haga todo lo que ha aprendido (pero tú estás intentando enseñarle algo nuevo), llevarlo siempre a la cocina (y que tu perro no haga lo que ha aprendido en el salón).

Concéntrate en lo bueno

Desgraciadamente, no se educa a un perro únicamente en los momentos escogidos para ello. Los perros nos observan todo el tiempo y deducen hechos rápidamente. Cuando coges su correa, de nada sirve que le digas a tu perro que es la hora del paseo, lo comprende en cuanto ve el objeto.

Día tras día, tu perro reacciona según lo que haces y lo que ocurre alrededor suya. Si solo recalcas sus malas reacciones, no serás capaz de educarlo correctamente. Debes felicitarlo cuando tenga un buen comportamiento.

La mañana en la que cojas la correa y tu perro no se ponga a patalear, cosa que te ha permitido engancharla al collar más fácil que de costumbre, recompensa a tu peludo.

Si tu perro, de manera inesperada, no le ha ladrado a tu vecino mientras limpiaba la terraza, recompénsalo.

Si aplicas esta regla todos los días, tu perro va a comprender lo que quieres. Mientras que si solo insistes en lo que no está bien con un «no», «ya vale» o «para», te estás poniendo trabas, y además, te saltas la base indispensable de la regla n° 3.

Demuestra que eres digno de confianza

A un perro no se le educa por el miedo. Si tiene miedo de ti, tu perro te escuchará menos.

¿Cuál era tu clase preferida en el cole? ¿La clase cuyo profesor se ponía a gritar de repente o aquella en la que el profesor se hacía respetar sin tener que alzar la voz? ¿Te unirías a alguien que puede echarte la bronca en cualquier momento? ¿Tendrías ganas de hacer todo lo que te dice una persona que a veces te da miedo? Tu perro debe saber a qué atenerse contigo. Si quieres que tu perro sea digno de confianza, tú debes serlo primero.

Anticípate

Anticiparse es primordial cuando se trata de un perro.

  • Según su comportamiento. Si ves a tu perro, por ejemplo, olfateando la carne que hay en la mesa de la cocina, anticípate antes de que salte. Es en ese momento en el que debes decirle que no debe saltar.
  • En los paseos. Si ves, por ejemplo, a alguien que se acerca con un perro que tira de la correa como un loco y sabes que es este tipo de perro el que va a hacer que el tuyo reaccione, cambia de acera o aléjate para que no ladre, y si no lo hace, felicítalo (de vuelta a la regla indispensable número 2: felicita a tu perro cuando haga algo bien).
  • En cualquier parte. Obviamente, no puedes prever todo, pero cuanto más te anticipes, mejor educarás a tu perro.

Responde a todas sus necesidades

Para que tu perro te escuche, debes satisfacer sus necesidades cada día. Los perros tienen necesidades comunes: salir con regularidad, comer todos los días, no aburrirse las 24 horas del día, etc.

Sin embargo, ciertas razas tienen necesidades específicas. Algunos perros necesitan jugar mucho. Otros se cansan más rápido. Hay perros que necesitan olfatear, y otros, observar.

Si tienes dificultades para educar a tu perro, puede que debas comenzar por lo más básico, y es por eso, porque es básico, que tenemos tendencia a olvidarlo: ¿todas sus necesidades están cubiertas? No sería raro que tras hacer algunos cambios simples, como más salidas, más juegos, una mejor alimentación o más tranquilidad, tu perro sea más obediente.

Añadir un comentario

Necesitas estar registrado en Yummypets para poder comentar este artículo.
Crea tu propia cuenta en Yummypets al instante.