Saber administrar un medicamento de manera correcta es indispensable para que tu perro pueda curarse. Para que no se estrese, sigue nuestros consejos.

Dar un medicamento a tu perro

El momento de la ingesta o administración de un medicamento puede ser estresante tanto para ti como para tu perro. Asegúrate de conocer el procedimiento para que este momento pase sin problemas.

Las pastillas

Algunos comprimidos tienen un aspecto apetecible, y tu perro se los tragará de manera natural como si fueran una golosina. Para el resto, se debe encontrar la manera correcta para que el animal lo ingiera:

  • Coloca tu mano alrededor del hocico de tu perro y dirígelo ligeramente hacia el techo.
  • Con la otra mano, abre su mandíbula inferior y coloca la pastilla entre la mitad de la lengua y el fondo de la garganta.
  • Cierra la boca de tu perro y masajea su garganta o sopla ligeramente sobre su hocico.
  • Examina a tu perro para asegurarte de que se ha tragado la pastilla.

Si tienes problemas, también puedes disimular la pastilla en un trocito de carne o queso, o camuflándola en su comedero y asegurándote de que se acaba toda la comida.

Los medicamentos líquidos

Una pequeña pipeta o jeringuilla (sin aguja) podrán serte de gran ayuda.

  • Coloca tu mano alrededor del hocico de tu perro y dirige su nariz suavemente hacia el techo.
  • Con la otra mano, inserta la pipeta sobre la comisura de su boca e inclina ligeramente la cabeza.
  • Deja caer el líquido suavemente, haciendo pausas para que tu perro pueda tragárselo.

Administrar gotas auriculares

  • Si las orejas de tu perro están muy sucias, háblalo con un veterinario. Las gotas no serán eficaces si su canal auditivo está entaponado.
  • Asegúrate de que tu perro no tiene una irritación o arañazo en las orejas, de lo contrario, el alcohol de las gotas le irritarán la piel.

Administrar gotas oculares

Esta operación es mucho más fácil cuando la hacen dos personas.

  • Dile a tu perro que se siente.
  • Pídele a tu asistente que dirija la nariz de tu mascota hacia el techo a la vez que sostiene su hocico.
  • Abre el párpado superior de tu perro con dulzura y adminístrale las gotas.

Si no hay nadie que te pueda ayudar, tienes dos maneras distintas de administrar las gotas:

  • Dile a tu perro que se siente , y acércate por delante.
  • Utiliza una mano para abrir el párpado superior de tu perro con cuidado.
  • Utiliza la otra mano para administrar las gotas.

Si tu perro no coopera:

  • Ponte de rodillas y pon tus brazos alrededor de su cuello, de manera que bloquees su cabeza. Pon tu mano bajo su mentón.
  • Utiliza tu otra mano para administrar las gotas.

Si sigues teniendo dificultades, pídele a tu veterinario o a la enfermera que te muestren cómo se debe hacer.

Por último, no olvides acariciarlo en todo momento, esto le tranquilizará y le ayudará a relajarse.

Añadir un comentario

Necesitas estar registrado en Yummypets para poder comentar este artículo.
Crea tu propia cuenta en Yummypets al instante.