Al igual que ocurre con cualquier otro animal, adoptar un hámster no debe hacerse a la ligera. No te pierdas nuestros consejos para que la adopción de tu hámster sea perfecta.

¿Qué raza de hámster elegir?

Mucha gente ignora que existen diferentes razas de hámster, por lo que ni siquiera se informan. Sin embargo, más allá de sus características físicas, los hámsters pueden ser muy diferentes en su forma de ser según la raza. Hay cinco razas de hámster en total, por lo que debes encontrar la que mejor te corresponda.

Muchas personas suelen caer rendidas ante la raza más pequeña: el hámster enano de Roborovski. Sin embargo, resulta bastante difícil lidiar con él, ya que es poco dócil, todo lo contrario que el hámster dorado. No obstante, el hámster dorado, también conocido como sirio, no soporta la presencia de sus congéneres. El hámster enano de Campbell es muy social, aunque puede morder si se siente amenazado. El ruso, por su parte, es dulce y rápido, y puede vivir en pareja o con otro hámster sin problema. Por último, el hámster chino, es poco social y tímido, y será más activo de noche.

¿De qué sexo debo elegirlo?

Por lo general, los machos son más tranquilos que las hembras. Los hámsters hembra son más avispados y tienen un mayor interés por su entorno que los machos.

Como imaginas, todo es cuestión de gustos en cuanto al comportamiento. Sin embargo, si vas a adoptar un hámster por primera vez, te recomendamos que adoptes un macho, para que así puedas familiarizarte mejor y estrechar lazos con él.

¿Dónde debo elegirlo?

En una tienda de animales

La forma más extendida de adoptar un hámster es en una tienda de animales. Sin embargo, puede que las condiciones de vida de los hámsters antes de la adopción no sean las ideales. A menudo, se ven a machos y hembras mezclados, dando así lugar a pequeñas sorpresas, como por ejemplo, darse cuenta de que la hembra está embarazada unos días después de la adopción. Además, los hámsters de las tiendas de animales apenas han interactuado y no están muy acostumbrados a las personas, por lo que la domesticación resultará un poco difícil.

De un particular

La adopción de un hámster a través de un particular también está muy extendida. Si esta resulta ser tu elección final, no olvides preguntar si se interactúa con él con frecuencia, ya que si es el caso, será más fácil domesticarlo.

En un refugio

Muchas personas desconocen que pueden adoptar un hámster en un refugio. Al hacerlo en un refugio o asociación, estarás haciendo algo bueno y salvando una vida.

hamster-vaso

Ahora que ya has adoptado a tu hámster, es el momento de descubrir cómo preparar su llegada a casa. Deberás tomar algunas precauciones para que todo vaya como la seda cuando tu hámster llegue a su nuevo hogar. Esto va desde la preparación del transportín hasta los primeros pasos que debes dar una vez empiece a vivir contigo.

¿Cómo transportar al hámster hasta casa?

Para que todo vaya sobre ruedas desde el primer contacto con tu hámster, es preferible que prepares el transportín antes de su llegada. El hámster estará más tranquilo en un lugar oscuro, por lo que te recomendamos que coloques una tela o toalla sobre la jaula para ensombrecerla. Asimismo, no olvides poner sustrato en la jaula, algo de comida, agua y material de nidificación. El hámster se sentirá más seguro si tiene con qué hacerse un nidito mullido cerca de él. Elige materiales como la paja, pañuelos cortados en trocitos, papel de cocina o papel higiénico. El resto de materiales podría herir al hámster de gravedad.

¿Cómo colocar al hámster en su jaula?

Para transferir al hámster de su transportín a su jaula permanente, cógelo delicadamente con tus manos con un tejido sin olor (un guante o un pañuelo). A continuación, colócalo en el suelo de su jaula y ciérrala. Lo ideal sería tener un transportín lo suficientemente pequeño para que éste entre dentro de la jaula permanente. De esta forma, tan solo tendrás que abrir el primero dentro de la segunda y dejar que el hámster salga por sí mismo.

¿Qué es lo primero que debes hacer cuando llegue el hámster?

Para empezar, es importante que dejes al hámster que deje sus marcas y huellas y que observe su nuevo entorno. No intentes interactuar con él desde el primer minuto. Tras un momento de indecisión, tu nuevo compañero debería ponerse a olfatear su nueva casa para encontrar el lugar perfecto para instalar su nido. No sería raro ver a tu hámster cambiar el nido de lugar varias veces antes de que elija el sitio definitivo. Tras esta etapa, podrás empezar a conocer a tu hámster interactuando con él con cariño y haciéndolo salir.

Otros datos que debes saber

  • Suelen vivir unos 10 años cuando están a sus anchas en la naturaleza, sin embargo, no suelen pasar de los 3 cuando viven en cautividad.
  • Se alimenta a base de maíz, lino, semillas de girasol y trigo, así como de fruta y verdura.
  • Sus mejillas son expansibles, y pueden llenarlas de aire para flotar en el agua.
  • Construyen madrigueras muy sofisticadas. En ellas podemos encontrar diferentes habitaciones y baños.
  • Son animales polígamos.

Y tú, ¿cómo has elegido a tu hámster? ¿Te gustaría aportar otros consejos para su llegada a casa?

Crédito de la foto: Yummypets

Añadir un comentario

Necesitas estar registrado en Yummypets para poder comentar este artículo.
Crea tu propia cuenta en Yummypets al instante.